¿Por qué es importante publicar los precios de tratamientos?

Porque todo el mundo quiere saber el costo de lo que están comprando…dice Jonathan Kaplan…Esto no los hace compradores de precios necesariamente, pero el precio es claramente el último “pain point” (punto de preocupación) en el proceso de toma de decisiones, especialmente en la cirugía plástica. No estoy sugiriendo que los consumidores no estén preocupados por otras cosas aparte del precio, por supuesto, están preocupados por las credenciales del doctor, la vibra que genera, si pueden obtener tiempo libre en el trabajo, a qué procedimiento pueden ser candidatos (por cierto, con tantas opciones no quirúrgicas, todo el mundo es candidato para algo) – pero el único punto de preocupación absoluto es si es asequible o no.

Así que instalé el estimador de precios BuildMyBod en mi sitio web. Con este tipo de estimador de precios, el consumidor puede revisar una lista con los diversos procedimientos y servicios que ofrezco en mi práctica, luego añade los procedimientos que le interesan a una “lista de deseos” y pide los precios de esa lista de deseos. La naturaleza automatizada de dicho estimador de precios, permite descargar la información de precios y enviarla inmediatamente al consumidor en un correo electrónico con un desglose de los costos de los procedimientos que seleccionaron. Al mismo tiempo, yo recibo un correo electrónico con su información de contacto. Todos los pacientes son contactados por el personal de mi oficina para ver si les gustaría venir a una consulta.

En mi primer año, sin un presupuesto de marketing discernible, recibí 412 listas de deseos de 208 pacientes. El 17,8% de los consumidores acudieron a una consulta y el 62% de ellos reservó un procedimiento. En comparación con los pacientes que acudieron a una consulta sin estar conscientes de los precios (es decir, los que no habían presentado una lista de deseos para información sobre precios), los pacientes que tenían conocimiento de los precios tenían un 41% más de probabilidades de reservar un procedimiento que los pacientes que no conocían el precio. Con pacientes más serios y evitando la sorpresa del precio, las consultas fueron más productivas y los pacientes no estaban perdiendo el tiempo en una consulta de 45 minutos que no llegó a ninguna parte porque al final se enteraron de que el procedimiento estaba fuera de su presupuesto.

Y por cierto, una vez que empecé a pagar por marketing en la forma de publicidad de televisión durante mi segundo año de práctica, he recibido ¡4,156 listas de deseos de 2,164 consumidores! No estoy seguro de la correlación, pero encontré que de los consumidores que conocían los precios que entraron a una consulta, el 75% de ellos reservó, en comparación al 62% de los consumidores en los días de pre-marketing.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*